EFECTOS DEL REINO REVELADO

El resultado obtenido al mover el velo

23279

“Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre”. Colosenses 1:15

Todo el impacto del ministerio de Pablo descansa en que Dios por su gracia le agradó revelar a Cristo en la vida personal de Pablo. Al revelar a Cristo, se estaba revelando el reino de Dios con todos sus principios. El mundo está cambiando de una manera acelerada. Pareciera que la palabra “avance” quedó lenta. El hombre está explotando su creatividad motivado por el hambre al poder. En todo el planeta, cada segundo millones de ideas emergen. Vivimos en un tiempo donde el valor de la vida esta “a bajo costo”. Dios se lo advirtió a Daniel, correarán y la ciencia (conocimiento) aumentará. Jesucristo está mas cerca que ayer. Hoy mas que nunca el reino tiene que ser revelado a la Iglesia. Pastores y líderes en el reino han tomado la revelación del reino y las han llevado a sus naciones y ciudades. Hay consecuencias y resultados directos en el momento que el reino de Dios se revela. Cuando el reino de Dios es revelado trae consigo poderosos resultados. Veamos algunos efectos que produce el reino de Dios una vez es revelado:

  1. La transformación personal

Como ya vimos en los capítulos anteriores, el primer efecto se encuentra en la transformación personal. Muchos ministerios, están dando grandes giros revolucionarios gracias a la revelación del reino de Dios. Esquemas, paradigmas y viejos argumentos se están rompiendo gracias a la revelación del reino. El mas grande producto o resultado de toda revelación divina es el conocimiento experimental. Todo conocimiento experimental de Dios en nosotros, deja una huella de transformación personal. Jesús dijo que tenemos la oportunidad de adquirir y experimentar el conocimiento de los misterios de Dios. Los hijos del reino han recibido acceso legal a este tesoro. Jesús nos dio las llaves del reino para tener acceso a nuevas dimensiones de revelación. Pedro tuvo la revelación que Jesús era el Cristo y jamás fue igual. La revelación del reino de Dios, trae una transformación a nivel personal. El que es transformado por Dios manifiesta una novedad en su vida. Si el mundo entiende el poder que hay en los cambios, nosotros mas. Como hijos de Dios debemos de ser generadores cambios. El reino produce cambios poderosos a nivel de personal, en la forma de pensar, en la forma de creer y en la forma de ver las cosas.

  1. Rompe con la religiosidad

“¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios”. Mateo 21:31

La religión nunca será destruida por otra religión, solo podrá ser reemplazada. Jesucristo en sus palabras decía cosas que para nuestros días podrían sonar un poco controversiales. El reino había llegado y se estaban quebrantando los pensamientos religiosos de la época. Al decir que los publicanos y rameras ocupaban un lugar importante en el reino de Dios era alborotar a los religiosos. Los religiosos no aguantaban ni entendía las palabras de Jesús. Algunos decían que tenía demonio, otros rechazaban los milagros y sanidades. Los conceptos acerca de su Padre, el ministerio y la forma como debían buscar a Dios, quebrantaban los parámetros religiosos de la época. Cuando Jesús aparece en escena, las tradiciones puestas por hombres temblaban. No es fácil llevar el reino a un pueblo marcado por la religión carente de vida. Cuando el reino de Dios es revelado a una vida, rompe con la religión que cautiva y empobrece la vida de los hijos de Dios. No es casualidad que el primer milagro de Jesús en las bodas de Caná de Galilea, conllevó el rompimiento de una tradición. La tradición en una boda era servir el mejor vino de primero. Y así lo habían hecho. Pero al acabarse el vino la madre de Jesús le pide que haga el milagro. Se dice que un buen vino puede durar hasta 12 años embotellados o conservándose. Jesús en su milagro aceleró todo el proceso que se toma para un buen vino. Cuando le llevan el vino producido por cielo, al maestresala, inmediatamente manda a llamar al novio. Impresionado por lo que había probado y sin saber de donde venía dijo: “Todo hombre sirve primero el mejor vino, mas tu lo has dejado para lo último”. El mejor vino no se sirve de último, el mejor vino se sirve cuando Dios lo sirve. Jesucristo en su primer milagro encerraba un poderoso mensaje. Había un vino que para ellos era mejor, y que ya había sido servido. El vino representa la sangre. En la última cena Jesucristo tomo la copa de vino y dijo: esta es mi sangre del nuevo pacto. Jesús estaba quebrantando la tradición del antiguo pacto, incluyendo la sangre de los animales que no agradaron a Dios y estableciendo algo mejor y nuevo. Cuando el reino aparece trae la novedad de Dios quebrantando tradiciones muertas. Para poder recibirlo tenemos que renovar los odres:

“Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar. Marcos 2:22

Cristo trajo un vino nuevo que muchos religiosos no estaban capacitados para recibirlo. Era imposible conservar el vino nuevo del nuevo pacto, en recipientes viejos del antiguo pacto. El vino nuevo, debe de ser depositado sobre odres nuevos. Los odres habla del corazón y la mente que necesitan ser renovados.

  1. Afecta nuestra gobernabilidad “forma de gobierno”

“Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”. Romanos 7:6

El éxito de gobierno del hombre está en dejarse gobernar por Dios. La raíz de fracaso en el gobierno del hombre en todas sus formas, está cuando el hombre declara independencia con el cielo. El pecado de los pueblos no pueden resolverse dentro de una mesa de ejecutivos y políticos corruptos. Tampoco está en la compasión humana y las bondades de hombres que desean algo bueno. EL problema está en la forma independiente de cómo el hombre gobierna. Elreino de Dios debe de entrar en acción. “Venga tu reino”, es ejercer el sacerdocio y hacer que descienda y se manifieste el gobierno de Dios. Venga tu reino no es un reino que viene a visitar, sino a ocupar. El mensaje del reino es un mensaje de dominio y toma de posesión. Jesús le dijo al hombre rico vende todo lo que tienes. Cuando el reino es revelado a una vida afecta la forma como administramos todo en la vida. La familia, las amistades, el dinero, el ministerio, el tiempo, el talento, etc. Esto es un misterio, vivir bajo el gobierno del Espíritu. El primer Adam no rindió su voluntad en el huerto y perdió la presencia, perdió el dominio, perdió, la posición y perdió el reino. El segundo hombre, el postrer Adán, sí rindió su voluntad en el huerto, y ganó todo incluyendo mi vida. El Padre le dio un nombre sobre todo nombre, toda autoridad en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra.. La vida de reino no es prosperidad, ni cosas lujosas y despampanantes como muchos predican. La vida de reino es la existencia de una sola voluntad, la de Dios. Cualquier hombre, que aplique esta verdad revelada en su forma de gobierno, se convierte automáticamente en un hombre exitoso. Se llame presidente, primer ministro, político, pastor, líder, congresista, senador, empresario, gerente, educador, matemático, físico, mecánico, doctor, arquitecto; quien quiera que sea. Si permitimos que la voluntad de Dios, sea nuestra decisión diaria, el resultado será éxito garantizado en todo lo que hagamos. Allí no hay perdida.

  1. Nos da una mentalidad de familia

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios”. Efesios 2:19

Todo en el reino es un asunto familiar. Trabajar en el negocio de la familia real es gozar de un alto privilegio. No somos cualquier familia, somos la mejor familia que existe, porque el Padre de nuestra familia es el Creador del universo. Esto no es un concepto meramente, esto es una realidad en nosotros. El día que desarrollemos una mentalidad de familia, nuestros intereses cambian. Es por eso que nuestro Padre le ha placido entregarnos el reino. No hay reino que se reciba por democracia, ni por dedocracia. El reino se recibe por genealogía. Tenemos que ser hijosde un rey para ser establecidos como reyes. Pertenecer a una familia real. El Padre Dios tiene millones de hijos que él mismo ha hecho herederos de su reino y coherederos con Cristo. Esto es grande y poderoso. La Iglesia tiene una mentalidad de comunidad que necesita elevarse a una mentalidad de familia. En una comunidad las personas están juntas porque tienen los mismos intereses. Pero no todos son familia cercana o se tratan como familia en una comunidad. Una cosa es vivir en una comunidad y otra cosa es vivir en una casa. Esta es la razón por cual en una misma ciudad encontramos personas con mucho dinero y otros que no tienen que comer. Porque son una comunidad y no una familia. Pueden que se ayuden y tengan compasión, pero no tienen la responsabilidad que se tiene en una familia. Cada uno vela por su propio bienestar. La misma luz eléctrica que le llega al pobre, si es que le llega, le llega al rico. Cuando aprendamos a desarrollar una mentalidad de familia, se acabarán las crisis en la Iglesia. Jesucristo vino a ponerle fin a las crisis y la depresión en la vida del hombre. Pero muchos todavía no lo entienden, por eso el reino debe de ser revelado. Él dijo: no busquen cosas, eso lo buscan la gente del mundo. Busquen el reino, porque en el reino, su Padre tiene todo lo que ustedes necesitan. No somos dueño de nada, pero tenemos acceso a todo. Es un privilegio ser parte de la familia de Dios. Privilegio que sólo se alcanza en Cristo. ¿Qué quiere decir miembros de la familia de Dios? Quiere decir que somos miembros de la realeza del cielo. Las familias de la tierra es una cosa, y la familia de Dios es otra. El reino de Dios rompe con el sectarismo religioso y humano donde el privilegio lo gozan solo unos cuantos. Somos parte de un reino, donde el Rey, el dueño de todo, el Omnipotente y Todopoderoso es nuestro Padre. Somos hermanos, lavados con una misma sangre y engendrados por un mismo Papá. Somos una familia. ¡Abba Padre!

“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe”. Gálatas 6:10

  1. Pasamos de ovejas a conquistadores

“Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis”. Números 14:9

La función de un rey es gobernar y reinar. Es la intención de Dios que todas las almas vengan al conocimiento de él. El proceso de levantar la cosecha es muy lento en muchos lugares porque hemos creado una audiencia en vez de crear conquistadores de almas. Nos reunimos alrededor de un don y esperamos que todo lo haga ese don. Mas Dios esta activando a los conquistadores a través de la revelación del reino. El reino de Dios sufre violencia y los violentos lo arrebatan. Es tiempo de ensanchamiento, toma de nuevos territorios, nuevos dominios y nuevas esferas. Es tiempo de multiplicación y de predicar la palabra al que lo necesita. Pero la mayoría de nuestras congregaciones deben de levantarse a hacer le trabajo. No podemos dejárselos a los pastores y a los líderes. Cuando recibimos la revelación del reino entendemos que todos daremos cuenta y que mientras Cristo venga hay una cosecha que tenemos que entregar. Dios está acelerando este proceso, está despertando a los líderes de su pueblo y trayendo la revelación de la palabra. Hay que decirle a las personas que Dios nos va a capacitar directamente a través de su Espíritu Santo. Esta es la hora de romper la mentalidad de las cuatro paredes. Es tiempo de abrazar la mentalidad de Cristo, el Ungido, Rey que ha de venir. Las ovejas demandan mucho y absorben el tiempo de los líderes. No se puede ser oveja por mucho tiempo. Hay hermanos con mucho potencial sin liberar, porque han adaptado una mentalidad de ovejas. Dios le dijo al pueblo de Israel, yo te he entregado la tierra. Pero lo tremendo fue que Dios no bajo a la tierra a pelear por ellos, aunque Dios tenía el poder de hacerlo. Dios podía mandar unos dos ángeles como lo hizo con Sodoma y Gomorra para matar a todos los habitantes de Canaán, pero no lo hizo. ¿Por qué? Porque hay una labor que nos toca a nosotros hacer. Hay gigantes que matar. Esto es una figura de lo que es la Iglesia. Dios nos ha dicho que vayamos por todas las naciones predicando el evangelio del reino. Los ángeles quisieran estar en nuestro lugar, pero ellos no pueden porque la misión Dios se la dio a la Iglesia. Somos nosotros los que tenemos que ir a buscar las almas. Somos nosotros los que tenemos que matar a los gigantes, desalojar la tierra de demonios y tomar el botín llamado almas. Pero estamos muy encerrados en las cuatro paredes los domingos por causa de nuestra manera de pensar. Nos mantenemos orando todos las semanas por los mismos santos. Como que existimos para sobrevivir y no para experimentar crecimiento continuo. Este vino no es nuevo, esto es un vino rancio y avinagrado de lo viejo que está. ¡Es un vino pa’sao! El desafío está a la hora de salir y enfrentar la realidad en que vive el mundo. Pero el que tiene la revelación del reino, se arma de un espíritu de conquista y de avance. Desea en su corazón tomar la ciudad para Cristo no importa como se llame el gigante. Dios está con nosotros los domingos, pero su gloria es para los perdidos fuera de las cuatros paredes. Cuando el reino de Dios es revelado, el miedo se convierte en denuedo del Espíritu Santo. Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, y los miedosos no entrarán en el reino de los cielos. La mentalidad de oveja demanda que le visiten, le saluden, le atiendan, la busquen, la llamen y le den de comer lo que ella pide. Cuando no suplen su demandan amenazan con irse de la Iglesia, se quejan, lloran o se apartan del Señor. Es tiempo de crecer a una mentalidad de conquista en el reino. Miremos el ministerio del apóstol Pablo, un solo hombre que desde Jerusalén hasta Ilírico todo lo había llenado de Cristo. ¿Cómo se llama tu ciudad o nación que vas a llenar de Cristo? Cuando el reino de Dios se nos revela, trae consigo el diseño de Dios, el propósito por lo cual nos llamamos Iglesia y la visión centrada en las almas. Es tiempo de avance y no de retroceso, pero el reino debe de ser revelado.

  1. Adquirimos una cosmo visión del reino

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Hechos 1:8

Con la revelación de reino nuestro enfoque y visión cambia totalmente. Ya no pensamos en mi reino, mi ministerio, mi unción, mi dinero. Ahora pensamos en el reino de Dios; todo en beneficio del reino. No se trata de mi Iglesia, sino del reino. El reino de Dios no se puede definir por una Iglesia local. El reino no es la Iglesia y la Iglesia no es el mensaje. La Iglesia es el instrumento y el reino de Dios es el mensaje del instrumento. Cuando tenemos una cosmo visión logramos ver al mundo entero. Esto implica varias cosas a nivel macro:

  1. Lo que está haciendo Dios en otras naciones y pueblos.

  2. Ve el avance del reino de Dios a nivel mundial.

  3. Lo que el Espíritu Santo esta haciendo y diciendo a la Iglesia a nivel mundial.

  4. Lo que podemos contribuir a este avance misionero del reino de Dios en el mundo.

  5. Lo que necesitamos mejorar, reparar y reformar como Iglesia.

  6. Qué nuevos métodos de alcance, evangelismo y administrativos se están usando en este tiempo.

  7. Lo lugares donde todavía no ha llegado el evangelio del reino para ir, mandar misioneros y establecer nuevas Iglesias.

Cuando tenemos una cosmo visión entenderemos que formamos parte de algo macro. No podemos vivir aislados del resto y pensar que sólos vamos a hacer todo el trabajo. Necesitamos encontrar la visión local, dentro de la visión global de Dios. Pero para esto el reino de Dios tiene que ser revelado como tal. Jesucristo tuvo la visión de hasta lo último de la tierra y que fuéramos a predicar a todas las naciones. Esto forma parte de la cosmo visión del reino. Dios ha estado uniendo líderes de todo el mundo para causar grandes movimientos del Espíritu en muchos naciones. Los cinco ministerios de Efesios 4:11 están uniendo fuerza, recursos y talentos en pro del avance del reino de Dios. Lo que viene sobre el mundo es terrible, pero lo que viene sobre la Iglesia es glorioso. Debemos de proponernos que todo lo que hagamos y edifiquemos debe contribuir a la cosmo visión del reino de Dios en la tierra. Este es el tiempo de ampliar el lente, cambiar el enfoque de la mentalidad de parroquia y ver el reino de Dios desde un lente macro.

“Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado. No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón. Pues, para corresponder del mismo modo (como a hijos hablo), ensanchaos también vosotros”. 2 Corintios 6:11-12

Cuando el reino de Dios se revela, viene un ensanchamiento en el corazón.

  1. Nos catapulta a la dimensión del Espíritu

“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Juan 14:26

El reino hace que los hombres se conviertan en hombres del espíritu. La vida del espíritu es tan fuerte en la dimensión del reino que atrae a las personas que se topan con él. El reino cuando es revelado catapulta nuestra vida a la dimensión del Espíritu, aquel que nos enseña todas las cosas. Como hemos visto, la sangre y la carne no pueden heredar el reino de Dios. La carne y la sangre forman parte de la imagen del primer Adán. El que va a caminar en el reino tiene que elevar su espíritu. Este es uno de los grandes resultados al haberse topado con el reino de Dios. Todo el bagaje de los dones del Espíritu, las revelaciones del Espíritu y el mover sobrenatural del Espíritu son activados. Por ley, al hablarle a alguien del reino de Dios, debe que estar en el Espíritu para entenderle. Así que obliga a la persona a caminar en una dimensión que no es común para el mundo natural. Nicodemo no entendió a Jesús porque no estaba en el Espíritu. Los fariseos no vieron al reino manifestado enfrente de sus ojos porque no estaban en el Espíritu. Aun los discípulos, antes de la resurrección estaban incapacitados para comprender ciertos misterios. Veamos,

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Juan 16:12-13

Jesucristo les dijo que habían muchas cosas para decir, pero que en ese momento no la podían sobrellevar. En otras palabras, si Jesús les hubiera dicho las cosas no la hubieran entendido. Ellos no estaban capacitados en ese momento para entender ciertas cosas. La palabra sobrellevar quiere decir: cargar con la mano o sostener. Al no poder sobrellevar significa que era muy pesado para ellos. Dios no te dará una palabra revelada que no puedas sostener en un momento específico. Cada palabra revelada tiene una temporada. Cuando Dios te revela algún aspecto de su reino es porque puedes sobrellevarlo. No hay algo mas poderoso sino en recibir una palabra revelada para la temporada. Jesucristo les dijo: “pero ahora no…”. Eso marcaba un tiempo para no decir y soltar el misterio. Eran cosas muy pesadas para ser entendidas en una mente no procesada por el Espíritu. Toda palabra de revelación en el reino es pesada y requiere un espíritu elevado para entenderla. La mente procesada por el Espíritu, acelera la revelación que te lleva a otra dimensión espiritual. Lo grande es que Jesús les da la promesa que el Espíritu de verdad los iba a guiar a toda la verdad. Nosotros hoy estamos no en el “ahora no…” de los discípulos sino en el “cuando venga…” de ellos. Lo que en ese momento no era para ellos, para nosotros es una realidad presente. Jesucristo ya resucito, el Espíritu Santo ya vino y habita en nosotros y nos esta guiando a toda verdad. El Espíritu Santo es el líder de la Iglesia mundial. Que nos “guiará a toda verdad”quiere decir varias cosas:

  1. Estas cosas pueden ser entendidas solo por la intervención del Espíritu de verdad.

  2. Toda palabra de peso, requiere un espíritu afilado (guía).

  3. Al recibir revelación, ya quiere decir que he sido dimensionado por la luz del Espíritu Santo a otro nivel.

  4. Jesucristo les dijo que el Espíritu Santo les iba hablar. Cuando el Espíritu Santo revela, habla.

En el día del Pentecostés cuando el Espíritu Santo fue derramado, los discípulos fueron elevados a una dimensión espiritual muy diferente. Ya no eran los mismos, y la palabra de Jesús se había cumplido en ellos.

#Gracia #ReinoEspírituGracia #Revelación

Featured Posts