LA DINAMITA DEL REINO

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”. 1 Corintios 4:20

Algunas verdades indiscutibles:

  1. La Iglesia sin el poder de Dios no puede funcionar.

  2. La Iglesia sin el poder de Dios no puede testificar.

  3. La Iglesia sin el poder de Dios no pone a la luz la evidencia.

  4. La Iglesia sin el poder de Dios nunca vencerá la guerra espiritual.

  5. La Iglesia sin el poder de Dios, está muerta.

La palabra “poder”…

La gran pregunta: ¿Porque si hay poder en la palabra De Dios, el apóstol Pablo dice que el reino De Dios no consiste en palabra? El contexto de este verso, (1 Corintios 4:20) revela el sentido y la respuesta a esta pregunta. Hombres arrogantes y altivos se habían reunidos para cuestionar el ministerio y la obra de Dios en el apóstol Pablo. Ellos podrían tener miles de maestros (con muchas palabras), pero el padre espiritual era Pablo. Con ganas de confrontarlo, no solamente para ver la virtud de su palabra sino el poder que manifestaban, el apóstol les escribe esta verdad poderosa. Así que en este verso, no estaba hablando de la palabra de Dios, sino de la palabra de hombres arrogantes que se habían juntados (como maestros) para cuestionar la obra de Dios en la vida de Pablo. Hablar de reino, muchos pueden, manifestar su poder, es para los verdaderos. Todo el mundo puede hablar, pero no cualquiera puede manifestar su poder. La dinamita (dunamis) transciende los argumentos de los hombres, los rudimentos, las filosofías y las palabras de los hombres. Es por eso que una Iglesia sin poder no tiene vida, porque el reino consiste en el poder de Dios y no en el de los hombres. Los hombres pueden hablar, pero sólo Dios puede manifestar poder sobrenatural. La palabra poder en 1 Corintios 4:20 viene del griego “dunamis”, donde se deriva la palabra dinamita, la cual le vamos 9 referencias en su significado. Cuando hablamos de poder (dunamis), estamos hablando de:

1. Poder inherente: Este es el poder que reside y reposa en la persona de Cristo, que estando en nosotros también lo tenemos. La Biblia dice que poder salía de Jesús, porque él no tenía poder, el era el Todopoderoso. Muchas veces Jesús no oraba por la gente y la gente era sanada con tan solo tocarlas. También la palabra de Dios da referencia al poder que salió de Pedro cuando su sombra sanaba a los enfermos. Que reside y si reside se imparte. “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Mateo 3:11. En el reino el poder no se usa como una cosa, sino que está inherente en la persona de Jesucristo. Cristo es poder de Dios; su reino es poder. 2. Poder sobrenatural: Si hablamos del poder del reino estamos refiriéndonos a un poder que no está limitado a la materia, el espacio y el tiempo. Este es un poder milagroso para operar en los milagros. Existe un poder humano, un poder diabolico y el poder de Dios. El humano está limitado, el diabolical está limitado, el poder de Dios, es poder ilimitado ILIMITADO. Nada hay imposible para Dios. En el reino somos receptores de ese poder y como Iglesia lo necesitamos en cada reunión y en cada cosa que hacemos. Pero no solo debemos de convertirnos en recibidores de ese poder, también debemos de operar en él. Cuando operamos en el poder De Dios, ponemos en evidencia la veracidad del reino AQUÍ Y AHORA. “Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino De Dios”. Mateo 12:28 3. Poder moral y excelente: De Dios emana este poder santo porque Él es Santo. Este poder actúa en el creyente dándole la capacidad para vivir una vida moralmente limpia. La tentación va a venir y no lo vamos a poder evitar. Pero estando en el poder (dinamita del reino) de Dios nos ayudará a decir que no a la tentación y vencerla. Cuando vengan las ofertas de las tinieblas, los malos pensamientos y las tentaciones, el poder Santo de Dios nos ayudará a no caer en inmoralidad. Jesús venció la tentación bajo el poder (dunamis) del Espíritu Santo. “Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor”. Lucas 4:14 4. Poder para hacer riquezas: Este poder capacita impartiendo estrategias, ideas y nuevas formas de multiplicar los recursos que Dios nos ha dado. El poder del reino De Dios nos habilita para multiplicar riquezas de una manera sobrenatural. Tener riquezas va más allá del concepto humano que se limita solo al dinero. Cuando hablamos de riquezas nos elevamos a varios aspectos tales como: influencia, sabiduría, propósito y recursos. Dios no nos da riquezas, Dios nos da el poder para hacerlas. Una cosa es la prosperidad producida por el sudor de la frente del hombre y otra cosa es la riqueza producida por el poder que Dios nos da. En el reino estamos autorizados por Dios para hacer las riquezas, nunca tenemos que olvidarnos nuestra fuente principal. “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día”. Deuteronomio 8:18 5. Poder milagroso: El poder del reino De Dios es un poder milagroso. Este poder sigue activo y vigente para sanar a los enfermos del alma y del cuerpo. Cuando los doctores y los diagnósticos dictan una imposibilidad humana, el poder milagroso de Dios se activa. Nadie quisiera encontrarse con casos imposibles, pero si se presentan, contamos con la esperanza de que el poder del reino sí podrá obrar milagrosamente para bien. “Y hacía Dios milagros EXTRAORDINARIOS por mano de Pablo…”. Hechos 19:11 6. Poder para la guerra: Este poder consiste en poder militar como de un ejército. Sabemos que nuestro Dios es Jehová de los ejércitos. El reino Dios sufre violencia 24/7, esto implica una confrontación directa con el enemigo para el avance de nuevos territorios. Nosotros enfrentamos diariamente una lucha espiritual y necesitamos ese poder para resistir al diablo. Nuestra guerra no es física. Los demonios no se matan con balas; los demonios se echan fueran con el poder de su NOMBRE. Realmente ejecutamos armas espirituales poderosas como la oración, el ayuno, la obediencia a la palabra. En el mundo espiritual Dios y sus huestes de ángeles guerreros son los que pelean verdaderamente por nosotros. El Espíritu Santo que había ta en nosotros es el hombre más fuerte: “Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee. Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín. El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”. (Lucas 11:20-21). Dios no tiene dedo como un hombre, pero es una manera metafórica de decir por “el poder de Dios”. El hombre más fuerte hace tres cosas: Le vence, le quita todas sus armas y reparte el botín. 7. Poder transformador: Este poder es el que Dios usa para cambiar al hombre. La transformación es una evidencia de que el reino se ha manifestado en una vida personalmente. De otra forma sólo hay religión. Muchos dice: así soy y así muero, quitándose la oportunidad de ser transformados por el poder De Dios. El poder transformador De Dios es el que agarra hombres ordinarios y los transforma en hombres extraordinarios. Hay que demoler la mentira que el poder De Dios está limitado al cambio de mucha gente. Siempre y cuando haya un hombre disponible en ser transformado, el poder De Dios lo hará. “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”. 2 Corintios 4:7

8. Poder capacitador: El poder De Dios agarra a los llamados y los capacita. Dios no busca hombres capacitados, Dios busca hombres disponibles, porque al que Él llama, lo capacita. No importa cuan pesada parezca la tarea y la asignación divina, si Dios te llamó te dará el poder para realizar tu asignación. Y no solo para realizar tu asignación, sino que también lo harás con excelencia y y saldrás ileso. Con el poder capacitador de Dios no hay hombre que tenga excusas que valga y que se lleve la gloria. Porque cuando dicen que no pueden, realmente será el poder De Dios en ellos. Y cuando se dan la gloria por haber realizado algo, ya sabrán que no fueron ellos sino el poder De Dios. “Con potencia de señales y prodigios, en EL PODER del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo”. Romanos 15:19

9. Poder para ser: Yo soy lo que soy gracias al poder de Dios, y no fuera lo que soy sin él. Su poder toma nuestro espíritu muerto y le da vida, dándonos una naturaleza nueva y dándonos el don más maravilloso que existe: el don de la vida digna. En el reino de Dios, nacemos de nuevo siendo y no hay que hacer nada mas. La religión nos ha dado precepto sy actividades para convertirnos en lo que ya hemos nacido. Como que el poder de Dios hubiera fallado en la nueva creación. A diferencia de Adan la nueva creación es perfecta e indestructible. Pronto lo mortal se vestirá de inmortalidad. No debemos de hacer para ser, sino manifestar lo que ya somos y desarrollar al Cristo vivo que vive en nosotros. El problema es que muchos ya son hijos de Dios y no saben como manifestarlo. Es como nacer siendo humanos y poner ciertos requisitos para definirnos como tal. Simplemente somos seres humanos y manifestamos lo que somos. Lo mismo en el reino, nacemos siendo hijos De Dios y herederos, si pe,ente hay que serlo. Con poder de Dios, debemos elevar los niveles de conciencia y revelar al mundo lo que somos en Cristo. El poder de Dios es perfecto perfeccionando lo imperfecto. “Pero por la gracia de Dios SOY LO QUE soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo”. 1 Corintios 15:10

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”. Efesios 3:20

“No es que hayan muchos poderes, porque es uno solo, pero se manifiesta en plenitud; el poder de Dios”. Pastor Miler Montoya

Featured Posts
Mas Recientes: